Logo
Twiter Facebook Meneame
Jueves, 22 de Octubre del 2020
Viernes, 25 Septiembre 2020

Estamos hartos

Valora este artículo
(4 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Porque nos va la vida en ello. A todos. Incluidos ellos, y ellas.

La Covid-19 es una enfermedad peligrosa. Muy contagiosa, se transmite con rapidez mediante los mecanismos que todos conocemos: cercanía, fluidos, compartir objetos, toses, tocar objetos que han tocado personas infectadas, estar en locales cerrados y con aire acondicionado sin protección… Son muchas las formas de contagiarse.

 

Y para evitar el contagio, sin embargo, las fórmulas son sencillas: no hacer ninguna de esas cosas que favorecen los contagios. En especial no reunirse demasiadas personas, menos aún en sitios cerrados, lavarse las manos con frecuencia, alertar a las autoridades si se observan síntomas de la enfermedad y sobre todo, algo muy sencillo: usar la mascarilla.

 

Voy a hablar claro. En España han muerto unas 45.000 personas por esta enfermedad. En el mundo vamos ya por el millón. Y muchos más que van a caer. Máxime teniendo en cuenta lo que se ve por nuestras calles. Por ejemplo, aquí en Cieza.

 

Porque si paseas por nuestras avenidas, por nuestros parques, si entras en alguno de nuestros comercios o establecimientos hosteleros, no solo te quedas a cuadros cuando ves lo que pasa, sino que te cabreas hasta límites insospechados.

 

¿Y sabéis por qué? Porque cada vez que yo y muchos otros y otras como yo, incluidos mi familia, mis amigos, muchos de mis compañeros y conocidos y mucha gente que no conozco, nos cruzamos con quienes no llevan mascarilla o no la llevan correctamente, nos estamos jugando, literalmente, la vida. Porque la efectividad de la inmensa mayoría de las mascarillas radica en que protege al otro, evita que contagies a las personas que están cerca de ti. Es decir, si yo llevo mascarilla protejo a los demás, a quienes me rodean, no a mí mismo. Mi protección se basa en que ellos lleven también mascarilla. Pero si no la llevan o la llevan de forma incorrecta…

 

En ese caso si están contagiados pueden contagiarme a mí. Y a sus familiares. Y a sus amigos y vecinos. Y a todos quienes estén cerca de ellos en general. Y estad seguros, vosotros y vosotras insolidarios que no cumplís con vuestro deber no ya como ciudadanos, sino como seres humanos, que mataréis. Mataréis a muchos de los que pasen cerca de vosotros, mataréis a las personas vulnerables, mataréis a los médicos y las enfermeras que os atiendan cuando desarrolléis la enfermedad, mataréis a vuestros familiares, a vuestros padres y abuelos… Y aunque sepáis perfectamente que sois los culpables de esas muertes buscaréis a quien culpar de ellas, porque ni siquiera tendréis la valentía y la decencia de asumir las consecuencias de vuestra propia irresponsabilidad y se la traspasaréis a autoridades y gobiernos, culpables, sí, pero de ser demasiado blandos y permisivos con vosotros.

 

No me importan las excusas que deis. Si os molesta la mascarilla, si os agobia, me importa ya sabéis qué. Porque a mí y muchísimos otros nos molesta y nos agobia tanto o más que a vosotros. Pero nosotros intentamos proteger a los demás y aguantamos la incomodidad para no contagiaros, entre otros, a vosotros. A vosotros que, aduciendo cualquier tontería sin fundamento, nos contagiaréis y, a muchos, nos mataréis.

 

¿Por qué no se controla la pandemia? ¿Por qué los hospitales se llenan a toda velocidad? ¿Por qué tras haber reducido los contagios y las muertes estamos reviviendo los peores momentos de meses atrás? Por vuestra culpa. Porque los gobiernos locales, regionales, nacional, pueden hacerlo mejor o peor. Pero somos los ciudadanos, en última instancia, quienes paramos o azuzamos a la Covid-19. Y mientras que muchísimos hacemos lo posible para pararla, para proteger a los demás y a nosotros mismos de la enfermedad, otros irresponsables esparcen por doquier el virus y matan, literalmente, a muchos de quienes contagian.

 

Resumiendo: muchos estamos hartos de ver campar a sus anchas a quienes no llevan o llevan mal las mascarillas, a quienes organizan fiestas ilegales sin protección, a quienes no guardan las distancias de seguridad porque no les da la gana, a quienes contaminan los artículos de los comercios al tocarlos sin guantes. Y también, hay que decirlo, estamos hartos de la permisividad de muchas autoridades y de la escasa (a veces nula) previsión e inversión de las instituciones que en muchos casos poco o nada han hecho para evitar esta segunda oleada. Queremos seguridad, no queremos morir por culpa de irresponsables, insensatos, asesinos en potencia que solo buscan su propia comodidad y hacer lo que les da la gana. Y quienes cumplimos con nuestro deber y les protegemos, curiosamente, a ellos, exigimos el amparo de las autoridades para que se obligue a quienes no lo hacen a hacerlo. Y como vivimos en Cieza, que comiencen por Cieza.

 

Porque estamos hartos, más que hartos. Porque no queremos enfermar por su culpa. Porque queremos recuperar nuestra vida y ellos no nos dejan. Porque no queremos morir.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.