Logo
Twiter Facebook Meneame
Domingo, 25 de Octubre del 2020
Sábado, 18 Enero 2020

El Viaje (Final) a Ninguna Parte. Nos tenemos los unos a los otros

Valora este artículo
(1 Voto)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

“Dichoso el árbol que es apenas sensitivo y más la piedra dura porque esa ya no siente, que no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo ni mayor pesadumbre que la vida consciente” Rubén Darío. “Lo fatal”

Sí… si nos tenemos los unos a los otros, incluso en nuestro dolor y en nuestra pesadumbre, ¿qué más necesitamos? Pues, visto el nivel de esquizofrenia delirante al que está llegando la sociedad, necesitamos a Paco Vázquez Gómez, ciezano de pro, psicólogo con el número 1 del colegio de Psicólogos de Murcia, para que ponga un poco de orden en nuestras neuronas, las reorganice adecuadamente en el encéfalo, mesencéfalo y tronco cerebral, las tranquilice, las aquiete, las amanse y las ponga en su sitio, que no acaben matándose y matándonos, teniendo en cuenta las escalas rojísimas de peligro inminente por cortocircuito mental a las que estamos arribando.

 

Los jóvenes de hoy, que viven en un mundo de colorines, de lucecitas parpadeantes, han perdido sin embargo luces frente a los de ayer, y en parte es porque no paran de darle al botón que puede acabar provocando el fundido neuronal. Tienen, sí, muchas más lucecitas que brillan multicolores ante sus ojos, pero, como colectivo, asistimos a un fatídico, imparable e irreversible “conversicidio”, al margen de lacónicos e insustanciales monosílabos que sólo buscan, muchas veces sin llegar a conseguirlo, salvaguardar la materialidad de la función fática del lenguaje, dado el elevado nivel de abstracción distractora que suelen demostrar cuando están literalmente abducidos por las lucecitas de móviles y tablets. Sí, en la mayor parte de las ocasiones, hemos sacrificado la conversación por la mera conexión. Hay que ser optimista, sin embargo. Optimistas porque parece que podemos estar a tiempo aún de atajar el problema, ya que seguimos teniendo lo más importante: nos tenemos los unos a los otros, y nos tenemos a nosotros mismos, aunque no siempre seamos conscientes de ello y, desde luego, no en el grado, modo, medida o manera más recomendables.

 

Hace bastante tiempo ya que está surgiendo un nuevo ser, multitarea, siempre conectado, que se define y reconoce bien en la expresión “comparto, luego existo”, pero que, paradójicamente, se siente más solo que la una sin saber muy bien por qué y probablemente sin preguntárselo tampoco. ¡Ah!, ese íntimo desasosiego y malestar que no siempre sabemos bien a qué responde, ese (salvando las distancias…) vivir sin vivir en nosotros (tampoco en los otros) de tantos seres humanos, particularmente los muy jóvenes, que los no tan jóvenes bastante tenemos con llegar a ver amanecer cada mañana, aunque nos traiga el mismo horizonte cercano, doméstico y prosaico, que sin embargo se agradece. Tras ese “comparto, luego existo”, se esconde la dolorosa realidad de tener la sensación terne y pesada de que nadie nos escucha, y entonces multiplicamos los contactos ad nauseam, para constatar que seguimos solos y que lo más duro es que no soportamos estar a solas con nosotros mismos porque nunca acabamos de encontrarnos. Estamos en la angustiosa y dramática tesitura, genialmente expresada en la greguería de D. Ramón Gómez de la Serna, que decía aquello de que “nosotros mismos no podemos conocernos a nosotros mismos, porque nosotros mismos estamos más allá de nosotros mismos”; y hemos acabado renunciando al introspectivo y hondo buceo en las entrañas de nuestro almario, por pura pereza, por indolente y desesperanzado desistimiento. Pero, ¿por qué será que tengo la sensación de estar redactando un artículo que daría de sí para una sesión con mi psicólogo de cabecera, y sin embargo amigo, el siempre sensato y cabal, prudente y templado (de temple, que no de ni frío ni caliente), psicólogo número 1 de la Región de Murcia, Paco Vázquez Gómez? (que no es presumir ni petulancia, que eso lo dejamos para otros, y, si ustedes quieren, para Otro, sino que es contrastada realidad objetiva). No sé si Paco, como conocedor del corazón y de la mente humanos, de las razones, motivaciones y causas profundas que rigen los comportamientos, compartirá conmigo la idea de lo que creo que nos sucede cuando estamos a solas con nosotros mismos, y que suele ser, básicamente, que no lo aguantamos, no aguantamos la soledad. Por eso buscamos desesperadamente el infierno de los otros, como diría Jean Paul Sartre, buscamos mantener el contacto, encontrando casi siempre la soledad y el vacío, lo que sucede porque no podemos encontrarnos con los otros en una relación auténtica porque tampoco nos hemos encontrado a nosotros mismos, y así las más de las veces nos quedamos con la algarabía exterior, la fiesta evidente, el barullo y hasta el ruido, el guasaps, las redes antisociales, para dar la sensación de que estamos en comunidad con los demás, de que no estamos solos, pero nos engañamos, no estamos en comunidad con los demás, sólo damos la sensación de estarlo; y nos quedamos, y muchas veces hasta nos conformamos, con eso. Porque sólo hay algo más duro que estar solo. Y es tomar conciencia, equivocada o no, de que los demás crean que lo estamos, porque -orgullosos y engreídos- tampoco soportamos la compasión. Tantas personas que, cuando se sientan en el comedor, lo primero que hacen es mirar el teléfono, para compartir su contenido, con quienes están en la mesa y quizá también con quienes están muy lejos de allí. Irse lejos para evitar la incómoda cercanía.

 

La gente tiene miedo de pasar tiempo a solas, y la soledad, con su carencia de estímulos externos, se ha convertido en algo literalmente insoportable. Las luces de peligro se han encendido. Menos mal que nos podríamos tener aún los unos a los otros, y, además, tenemos también a Paco Vázquez Gómez, nuestro psicólogo de cabecera, en plenitud de salud neuronal absolutamente vigente, que puede repararnos y evitar el “catacrismo”, que es el cataclismo de la crisma. Cuídense unos a otros cuando vayan a comer en familia.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.