Logo
Twiter Facebook Meneame
Miércoles, 14 de Noviembre del 2018
Viernes, 02 Noviembre 2018

El Viaje a Ninguna Parte. María Marín, poeta…

Valora este artículo
(1 Voto)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

“Mamá, he estado pensando… Pero no te asustes”.

He repetido muchas veces que la literatura supone una desviación del lenguaje corriente u ordinario (de este último lo tengo por seguro…a veces para conferirle mayor ordinariez , que no todo el monte es orégano), pero en modo alguno consiste en una acumulación y/o regurgitación mal digerida de palabros inusuales, tal cual redivivos Fray Gerundio de Campazas, alias Zotes, vomitados a troche y moche para asombro de burguesitos bienpensantes, sino, en todo caso, en una combinación inesperada e insospechada, quizá también sugerente y evocadora, de palabras sencillas, incluso hasta muy sencillas. Un buen ejemplo lo tenemos en las dos frases, a modo de versos introductorios, arriba reproducidos, con los que María Marín, la joven poeta ciezana integrada por electivas afinidades en el grupo de literatura de “La Sierpe y el Laúd”, abre su primer poemario publicado bajo el displicente y descreído título (en su sencillez y en su modestia…María es mucha María, simplemente María-sic- con sobrada fuerza y personalidad sobrada), de “El desafortunado intento”, versos, o lo que sean, que yo he reproducido en el arranque de este comentario, con el que ya desde un primer momento quiero saludar la aparición de una nueva y personalísima voz, la suya, la de María Marín, en el panorama de la literatura y la poesía creadas en Cieza, cada día más la Atenas del Segura, sin lugar a dudas, a tenor de la proliferación de poetas, escritores, pensadores y artistas que se da aquí por metro cuadrado. Así que yo a cada minuto me vuelvo más cosmopolita, pero, a la par, y aunque parezca contradictorio, más nacionalista ciezano. Y si la semana pasada gritaba ¡Viva el tren!, hoy grito, si cabe con más fuerza ¡Viva la contradicción!, que es la vida, y vivan los gatos, por cierto, que simbolizan el misterio en sus inescrutables ojos que sirven de hermosa portada a “El desafortunado intento”. Y que están ahí porque son debilidad y querencia importante (sí, son importantes…) de la autora.

 

Y es que María es una personalidad controvertida, reconcentrada, original y rompedora que puede dar también mucho miedo. Podría pertenecer al selecto y exclusivo grupo de los raros nc (númerus clausus). Ella lo sabe y por eso previene a quien la quiere: mamá, he estado pensando/ (aquí la mami que se echa las manos a la cabeza…) pero no te asustes, concentrando toda la fuerza comunicativo-expresiva en la adversativa inesperada y sorprendente. La de María Marín es para mí una voz sin almibaradas melodías televisuales o concesiones a la moda del nuevo gay trinar (que dijo el gran Machado), única y personalísima, con una mirada que se proyecta en dos direcciones: en derredor, mirando al mundo, e introspectiva, hacia adentro, buscando exploraciones y buceos muy procelosos y serios, sin respuesta las más de las veces, en su interior y en el alma desalmada de un mundo incognoscible, armada de una herramienta que pretende trascender…el lenguaje, para ir más allá, sin llegar- como yo mismo, infortunada coincidencia, María, a ninguna parte. María, tú sí eres de las mías…Ya lo había intuido yo antes de leer este primer libro tuyo. Ahora el libro me deja constancia clara de ello.

 

Se presentó “El desafortunado intento” en el Museo Siyasa el jueves, 18 de Octubre. Mucha expectación, mucha gente para la que suele ser habitual en la presentación de un poemario. Ella aún no se lo cree, no se lo acaba de creer, o no se lo quiere creer. Pero vendrán más. Contó María con un apasionado presentador de lujo, Daniel Josué Rodríguez, periodista joven, incisivo, sensible, alto y rubio, que le dio la vuelta al título del libro para hablar de “Un bendito fracaso”, señalando que “aceptar la vida es firmar un pacto con el fracaso”, y que en el poemario de María Marín conviven “los poemas intimistas y frágiles con esa otra parte irónica que se toma el mundo, la vida, como un chiste malo, como una broma macabra”, a la manera del poeta-filósofo rumano Émile Cioran. Porque se puede ser feliz en la desgracia…En un día de emoción, inseguridad y vértigos, María Marín cruzó el rubicón de poner por primera vez entre las manos de sus paisanos un poemario que refleja su yo atormentado en su relación con el mundo y con la danza de los pronombres personales que revolotean en torno a ella. El yo, el tú, el otro, la otra, la escritura automática, el surrealismo hiperrealista, el lirismo, pulsando de manera sorprendente y sencilla, sin creérselo, fibras sensibles que configuran el equipaje esencial del ser humano y sus angustias existenciales, ante las que tantas veces no cabe sino reírse de uno mismo –“porque el ser humano y la existencia misma son una cuerda floja que se fija entre el dolor y la pantomima”.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.