Logo
Twiter Facebook Meneame
Miércoles, 21 de Octubre del 2020
Sábado, 25 Abril 2020

El Viaje a Ninguna Parte. La vida avisa...

Valora este artículo
(2 votos)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

El mundo existe, escribió Mallarmé, para llegar a un libro. Eso lo sabe muy bien mi querido amigo de la infancia y de la vida entera, ya bastante dilatada, Pedro Luis Almela, de cuyo magín voy a servirme hoy para pergeñar este artículo desde el agujero obligado por la infame cuarentena de mi brevísima celda, rebautizada trinchera infinita (sic) de incruenta pero despiadada lucha de la vida contra sí misma.

Pedro Luis, lector arduo, infatigable y casi heroico, es símbolo de un modo de entender la existencia como sedimento de todo lo leído. Y leer suele llevarte a escribir, cosa que él hace, cuando quiere, con particular tino, buen tiento y mejor juicio. Pedro Luis no se prodiga demasiado en el oficio de escribidor, aunque yo soy de los que piensan que hace mal en esto y que debería frecuentar más la pasión interminable. En este tiempo para olvidar, en estos días sombríos y aciagos, escribe así:

 

Vamos a regar un poquico la maceta de la imaginación, a ver si salen flores lustrosas cuyo aroma nos sirva de reflexión, que falta va haciendo…

 

El coronavirus ha ocurrido, y nadie sabe cómo fucking ha sido. (Es que Pedro Luis es aficionado a mezclar a bote pronto el inglés de sus amores putos con el español de sus putañeras jodiendas, pero, vamos, se lo traduzco yo: fucking es algo así como el castellano follar. En su contexto la frase bien podría traducirse como “el coronavirus ha ocurrido, y nadie sabe cómo cojones ha sido”. Ni el Gobierno).

 

Conclusiones de urgencia:

 

1) Los niños no salen de casa principalmente porque son un peligro; son el principal foco de infección. La vida, la joven y rebullente, la que corre que se las pira por las venas de los zagalicos y zagalicas, esa vida primera y primaria infectada de sí misma, de vida y de futuro, es peligrosa porque, repito, infecta.

 

2) La vida dice: no quiero que alarguéis el trozo de existencia que yo os marco, no me gusta la inmortalidad que soñáis porque amo la pasión de la juventud, su ilusión por disfrutar de mí, su capacidad de adaptación, su flexibilidad, su energía…así que (¿qué esperabais?) sí, claro, me llevo a los ancianos preferentemente porque ya me han saboreado bastante.

 

3) Vivirme, dice la vida, tiene poco que ver con amasar dineros y riquezas en manos de unos pocos. Porque, ¿de qué os sirven si no tenéis salud, ni lugares, ni bienes o personas con que podáis disfrutarlos?

 

4) ¿No os gusta mi prima, la vida virtual, las gafas de realidad virtual, las amistades virtuales, el mundo mental que ni se escucha con los oídos ni se ve con los ojos que yo os di, ni se huele, ni se toca, ni se abraza, ni se besa, ni se acaricia;¿no os gusta esa realidad falsa? pues ahí tenéis, dos tazas en vez de una y, como sé que te gusta el arroz, por debajo la puerta te meto un ladrillo, pero a mí ni te acerques, ni me beses, ni me abraces…porque te infecto de mí misma...de vida.

 

5) Sabed que sois totalmente prescindibles, que no os necesito para mi existencia, que os acogí de buen grado en mi Casa (así, con mayúsculas, no hay otra) y la habéis convertido en cueva de ladrones. Que esto os suene de aviso, porque puedo acabar con todos cuando se me antoje…Fijaos, sólo un bichito de tamaño tan despreciable y mirad de lo que es capaz, el desastre que ha generado. Mañana igual sigo...

 

Hace bien Pedro Luis en escribir sobre esto, y hace mal en escribir tan poquito. Y hace bien en escribir, entre otras razones, porque quizá esté próximo el tiempo en el que se nos olvide todo lo que no hayamos tenido la precaución de poner antes por escrito. El tiempo es lo único que no podemos comprar y, por eso, el pasado va adquiriendo un aura mágica a medida que envejecemos. Los paraísos perdidos son nuestro primer beso, una tarde de verano en el río o el capitán Akab en busca de Mobydick, la ballena blanca. Dejó dicho Jorge Luis Borges, ese ciego genial y visionario, que “no hay otros paraísos que los paraísos perdidos”, y el paraíso perdido por excelencia es la infancia. Por eso, en esta crisis del coronavirus sacado a pasear en Wuhan, es más triste aún la estampa de los niños encerrados...

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.