Logo
Twiter Facebook Meneame
Viernes, 15 de Octubre del 2021
Viernes, 10 Septiembre 2021

Desastroso inicio del curso escolar. Y lo peor está por venir

Valora este artículo
(4 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

La consejera de Educación y Cultura de la Región de Murcia, María Isabel Campuzano, puede estar orgullosa del inicio de su gestión: ha conseguido el peor inicio de curso escolar desde que la Comunidad Autónoma gestiona el sector.

Y es que se veía venir. Campuzano no llegó a Educación por su buena gestión en otros ámbitos administrativos o por su conocimiento del sector. Ni siquiera por contar con un grupo de profesionales de dicho sector que le asesorasen y le marcasen el camino a seguir. Campuzano se convirtió en consejera de Educación y Cultura porque, aun habiendo sido expulsada de su partido político, Vox, mantuvo sin ningún rubor su acta de diputada regional. Y como tras la presentación de la moción de censura por PSOE y Ciudadanos el Partido Popular necesitaba como fuera todos y cada uno de los votos posibles de los diputados regionales para mantenerse en el poder, Casado envió a García Egea para intentar parar el desastre. Y este cumplió su cometido, aunque pagando un precio muy, muy alto.

 

Y este precio no fue otro que dar a quienes vendieron su apoyo unos “carguitos”, alguna que otra consejería o dirección general. Sin consideración de flancos ni vecinos, como se dice en la jerga militar. Es decir, sin tener en cuenta si los y las bien pagados con cargos que, hay que decirlo, sufragamos nosotros con nuestros impuestos, tenían pajolera idea de en dónde se metían.

 

Y así salió la cosa. Campuzano no alegaba ningún mérito ni relación con el sector educativo y cultural. Ni falta que le hacía. Ella se ganó el puesto en el muy reputado mercado de cargos y votos, y sin ella el Partido Popular perdería el gobierno de Murcia. Así que en una ceremonia casi secreta, despistando a los medios de comunicación para que no hubiera publicidad del pago por su voto a la nueva consejera, Campuzano inició su brillante carrera a la cabeza de la consejería con más personal y la segunda con mayor presupuesto de la Región. Empezó de forma como digo brillante, con un impactante tweet al más puro estilo Trump que le hubiera valido un suspenso si de un examen de Lengua se tratara. Continuó después haciendo público su negacionismo y su negativa a vacunarse contra la Covid-19, cuando por la especial idiosincrasia de la consejería que preside debería dar ejemplo de absolutamente todo lo contrario. Continuó congelando los fondos para los centros educativos públicos y apostando pública y claramente por la educación privada concertada, ignorando las necesidades de la mayoría de la comunidad educativa regional. Decidió no contratar a un solo profesor más con los que poder gestionar mejor la vuelta al cole en las circunstancias epidemiológicas en las que aún nos encontramos. Declaró sin empacho que había que aumentar las ratios, es decir, meter a más niños y adolescentes en cada aula para bajar así el gasto en profesores. Retrasó hasta el 13 de septiembre, con el curso ya comenzado, la contratación de cientos de profesores, lo que dejará a miles de alumnos sin atender durante al menos una semana. Asistió impasible a la dimisión de varios de los directores generales de la consejería que habían mantenido sus cargos tras el nombramiento de la nueva consejera y que conocían bien el funcionamiento de la consejería, todos y cada uno de ellos “por motivos personales”. Y como guinda del pastel ha conseguido poner en su contra a prácticamente todo el sector del transporte escolar con una política absolutamente demencial que ha dejado a miles de alumnos en sus casas sin poder acudir a sus centros educativos. Y eso que llevaba desde julio anunciando que todo iba bien, que el curso empezaría con normalidad.

 

Menos mal que todo va bien, porque no consigo imaginarme como estaría la situación si alguna cosa fuese mal. Y peor que puede ir, porque Campuzano no ha terminado todavía. A la legislatura le quedan dos años y la consejera no va a dimitir de ninguna manera. Es más, estoy casi seguro de que tampoco va a cambiar su manera de gobernar. Y la superioridad, es decir, el presidente de la Región de Murcia y el Partido Popular de la Región, no le van a enmendar la plana ni por asomo, porque si Campuzano se enfada puede que pierdan el gobierno de la comunidad. Y así estarán dos años, aguantando estoicamente a esta consejera cuya misión fundamental en esta vida parece ser destruir definitivamente el sistema educativo murciano, ya muy tocado por años de desidia y desinterés y a la cola en todos los indicadores educativos de nuestro país.

 

Todo ello lo ha logrado en cinco meses. Y me temo que aún no hemos visto nada, y lo peor está por venir.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.