Logo
Twiter Facebook Meneame
Miércoles, 21 de Octubre del 2020
Sábado, 07 Marzo 2020

A la atención de Doña Cayetana (Álvarez de Toledo)

Valora este artículo
(3 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Muy señora mía:

Aunque no tengo el gusto de conocerla (ni usted el disgusto de conocerme a mí) me veo en la obligación de escribirle esta que usted lee para comunicarle unas cuantas cuestiones que considero importantes a propósito de algunas declaraciones que recientemente ha hecho usted de forma pública.

 

Lo primero: creo firmemente en su derecho a decir lo que a usted, como ciudadana libre de este país democrático, le parezca conveniente. Vamos, lo que le venga en gana. Y no digamos si nos referimos a las convicciones e ideas políticas, tan legítimas como las de los demás.

 

Lo segundo: creo que por tanto, y dado que sus declaraciones suelen hacerse con luz y taquígrafos, me asiste a mí también el derecho a comentarlas y rebatirlas, vistas a través del crisol de mis propias convicciones y en ocasiones, también, de ese sentido que es el menos común de los sentidos, y que no es otro que el sentido común.

 

Pues dicho esto y reconocidos por ambos (usted y yo) los derechos del otro (al menos por mi parte), procedo a entrar en cuestión y a opinar sobre sus opiniones y, en su caso, rebatirlas.

 

Para empezar debo decirle que la experiencia es la madre de la ciencia. Y lo digo a propósito de los comentarios que usted ha realizado sobre ciertas y desgraciadas épocas en las que el terrorismo asolaba nuestro país en general y Euskadi en particular, afirmando que la situación política actual es peor ahora que la de entonces. Fíjese usted que hasta familiares de políticos de su partido asesinados por ETA o representantes de asociaciones de víctimas del terrorismo criticaron sus palabras, preguntándole dónde estaba usted en esos tiempos de plomo o si tenía usted idea sobre lo que estaba hablando. Pero eso sí, no salió de su boca ni la más mínima disculpa, ni siquiera hacia quienes, en nombre de su partido, defendieron la libertad y la democracia ante el fascismo de los etarras y sus voceros con su propia vida a veces.

 

Lo segundo, me temo que a usted lo de la pluralidad y la libertad informativa le resulta un tanto incómodo y enfadoso. Cuando no herético. Si no es así, explíqueme usted sus furibundos ataques contra algunos medios de comunicación (como La Sexta) cuyo mayor pecado es recoger sus declaraciones (insisto, públicas) y, en ocasiones, comentarlas de forma negativa. Es palmario que no tolera usted las críticas, doña Cayetana, pero quizá deba darle que pensar el hecho de que hasta un periódico reconocidamente conservador como es La Razón le ha afeado a usted sus críticas a los medios de comunicación que no le son favorables. Si yo fuera usted, doña Cayetana, analizaría en profundidad este hecho.

 

¿Y qué decir de sus declaraciones sobre el feminismo que sublevan no solo a las militantes y simpatizantes de su partido (por no hablar de las de los demás, salvo alguno que usted conoce), sino incluso a los propios mandamases del mismo? ¿No ve usted, doña Cayetana, que su partido necesita acercarse al feminismo para diferenciarse de lo que algunos de sus aliados preconiza? ¿No se da cuenta del daño que causa a su formación?

 

Le digo más: será usted una persona brillante y culta, de alcurnia y verbo vibrante. Pero a veces, o muchas veces, el brillo de su verbo pone en un brete a su partido y al líder visible del mismo, Pablo Casado, hasta el punto que desde la dirección del mismo ya han tenido que desautorizar algunas de sus declaraciones más rechinantes que afectan directamente a la estrategia (e incluso al prestigio) de su formación política. Sé que quien realmente es responsable de su ascenso en el partido, de su encumbramiento en el mismo, es el líder en la sombra del mismo, don José María Aznar, con quien comulga ideológicamente en prácticamente todo. Pero usted, señora Álvarez, es la portavoz en el congreso del Partido Popular y representa al mismo en la sede de la soberanía nacional; aunque a veces parece representarse más a sí misma o a su padrino político que a su partido. De hecho, y si seguimos sus intervenciones, no sería de extrañar que en poco tiempo algún partido más a la derecha del suyo le nombrase, y con todos los honores, hija predilecta. Es más, en algunas encuestas (inventadas, pero graciosas) es usted la líder más valorada de este partido que no es el suyo.

 

Doña Cayetana, lamento decirle que sus logros políticos y mediáticos son escasos. Obtener por ejemplo el peor resultado de la historia de su partido en Cataluña, representando allí al ala más conservadora y excluyente de la derecha española, no puede ser tildado de éxito de ninguna de las maneras. Y sin asomo de crítica a sus propios errores, por cierto, es difícil enmendar la situación. Criticar Twitter y compararlo con un vertedero desde el mismo Twitter por las críticas en Twitter a su famoso tweet “no te lo perdonaré nunca, Manuela Carmena”, queda hasta mal. Su confusión (o convencimiento) sobre cuáles son los verdaderos y tradicionales valores democráticos es como mínimo preocupante. Legítima, pero preocupante para muchos españoles.

 

En fin, doña Cayetana, creo que ya he dicho suficiente. Dudo mucho que sirva de algo lo que he escrito, ya que los humanos (incluido yo) tenemos una generalizada tendencia a sostenella y no enmendalla, y ya se sabe lo que nos cuesta cambiar de opinión a cierta edad. No obstante me veía en la obligación de expresar al menos mi opinión sobre algunas de las suyas, aunque reconozco que mi capacidad para que mi mensaje se difunda es ínfima comparada con la suya.

 

No me queda sino despedirme de usted y desearle la mejor de las suertes.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.