Logo
Twiter Facebook Meneame
Miércoles, 25 de Noviembre del 2020
Sábado, 03 Octubre 2020

Un rosario con historia

Nuestra Señora de Gracia y Esperanza Nuestra Señora de Gracia y Esperanza José María Cámara

CLR/Manuel Eloy Semitiel López.

Este año va a ser el primero desde los años 70 del pasado siglo XX que la Virgen de Gracia y Esperanza no va a salir por las calles en el Rosario de la Aurora, tan antiguo en Cieza y de recuerdos imborrables para mí.

Mis recuerdos del Rosario de la Aurora se remontan a los años 60 del pasado siglo XX cuando de la mano de mi padre iba todos los domingos de octubre al antiquísimo Rosario de la Aurora que salía de la Basílica de la Asunción de nuestra ciudad. Salía como ahora, a las 7 de la mañana, con la bonita imagen de la Virgen del Rosario que se conserva en una capilla junto al altar mayor de la citada basílica. Procesionaba en un bonito trono que todavía se conserva en casa de su camarera y llevaba un terno de manto y vestido blanco y brocado en oro regalo de Mª Dolores Jordán Pérez.

 

En ese rosario eran muchos los piropos que me decían pues era de los pocos niños que iban a esos cultos y además tan temprano. La devoción y el respeto a las tradiciones religiosas de Cieza se la debo a mis padres, siempre se lo agradeceré. Conocí en esos rosarios a Anita de Arce, camarera de la Virgen del Rosario hasta su muerte, hace muy pocos años, que siempre preparaba a la Virgen con respeto y mucha devoción, siempre rezaba una salve antes de vestirla, siempre.

 

Con el tiempo aquel rosario dejó de salir a la calle, y ya a finales de los años setenta del pasado siglo XX, un grupo de valientes, catequistas éramos casi todos, fuimos llamados a fundar la ahora Cofradía de Nuestra Señora de Gracia y Esperanza, los Hijos de María como cariñosamente nos nombra Cieza entera. Con mucha ilusión, con pocos recursos económicos empezamos a andar con alguna dificultad, no pocas, desde el recelo de gente de iglesia hasta la falta de imagen titular que con el tiempo todo se solucionó.

 

La casa de Dª Carmen Molina Pérez en la calle de San Sebastián, la abuela de Ramón García Gómez, fundador de esta cofradía con todo el grupo que empezamos, fue decisiva en estos años de comienzo. Tanto su abuela, como su tía Isabelita, como Carmen Rodríguez que vivía allí, fueron pilares fundamentales en esos comienzos. En esa casa nos enseñamos a repujar, a montar un trono de artesanía pura entre otras cosas porque no teníamos ni un duro en esos comienzos, el final fue un grandioso trono que era la admiración de todos, con palio, y un manto de sabina y adornos de alhelíes blancos haciendo de bordado. Por donde pasaba la Virgen en Jueves Santo llenaba de aroma a sabina y alhelíes toda la carrera. El pueblo se volcó con nosotros, empezamos las tascas en la feria y romerías, recaudando dinero para esta bella apuesta mariana. Hasta un día vino TVE y montamos nuestro estudio de repujado en los salones del cercano casino de Cieza para rodar aquella epopeya juvenil, en aquellos años que no estaba de moda arropar tradiciones cristianas y menos fundar una cofradía. Hasta el capellán de las clarisas, D Dionisio Bernal Capel nos llamaba "los muchachos de la Virgen", las mismas monjas claras nos regalaron la actual imagen de la Virgen que tenían en la clausura, y fueron nuestras grandes madrinas junto con la abuela y tía de Ramón García Gómez, sin él nada de esto hubiera nacido.

 

La capilla de las clarisas fue nuestro gran refugio, los entonces párrocos de Cieza no estaban muy por la labor, y desde aquella capilla conventual sacamos durante años el Rosario de la Aurora, que todavía se conserva. Es muy bonito ver salir a la Virgen todavía de noche por las mañanas de octubre, adornada de jazmines, rosas y una mirada sin igual!.

 

Los primeros arreglos florales eran de recogidos de todos los huertos cercanos al pueblo, íbamos la noche antes para que la Virgen tuviera a sus pies a la huerta ciezana, de gratis, hasta una vez uno de nosotros se clavó un pincho de una alambrada al saltar a recoger aquellas flores que la mañana siguiente llevaría la imagen de la Virgen.

 

Ramón García Gómez, Diego Guardiola, Juan Villalba, Manolo "el del Recovero" (ya fallecido), Francisco Marín, Enrique Marín, Pepe Ayala, Juan Antonio Angostos(madruga), Jose Mª."el rizao", Jesús el de la farmacia del Paseo, Paco López Guillamón,(Moises), Paco el hijo de "la morena", Juan "el pingui" (como cariñosamente le llamábamos), Francisco José Marín Fernández, Pilar Rodríguez, Antonia Ortíz, Manuel Eloy Semitiel López y algunos más que no recuerdo sus nombres, fuimos los que empezamos aquella labor, aquella aventura que hasta la fecha sigue intacta, con ilusión, con fuerza.

 

Con nosotros se volcó también el capellán de las clarisas Rvdo.D José Lozano Herrero, que hasta escribió un himno a la Virgen y nos oficiaba las misas una vez se recogía el rosario al convento de las claras en la calle Mesones. Me cabe la satisfacción de haber sido yo el primer hermano de esta cofradía en rezar el rosario y conducirlo todos aquellos años, sus rezos, sus cantos, sus poesías entre aquellas dos filas interminables de ciezanos/as de todas las edades, niños, jóvenes, gente de edad media y ya mayores que todos los domingos de octubre acompañaban a la Virgen por las calles de Cieza.

 

La imagen de la Virgen se guardaba en casa de la abuela de Ramón, en la calle San Sebastián y salió de allí solo ya para encaminarse a su capilla en el Convento de las Clarisas, allí es donde recibe culto todo el año y sale en vísperas de semana santa camino de su casa, camino del Jueves Santo ciezano, tan particular nuestro, ya no se puede concebir la tarde noche de Jueves Santo sin el paso solemne de la Virgen por nuestras calles y plazas, sin ver y oler su manto de flores, sin que alguien en alguna acera llore y se emociona al paso de su maravilloso trono, de su espectacular manto, de flores, de sentimientos, de recuerdos, de esperanzas.

 

La imagen de la Virgen fue realizada en Madrid por el escultor ciezano D. Manuel Carrillo García y su nieta Dª Carmen Carrillo Ortega, a principio de la década de los años 80 del pasado siglo XX le hizo los pies, enlienzó su imagen y doró su peana.

 

Que la Virgen nos defienda de esta pandemia, que volvamos a sacarla por las calles, que volvamos a escribir renglones de fe y esperanza, de sentimientos, de amistad sincera, sentida, de ser verdaderos amigos como lo somos los fundadores de aquel proyecto, de aquella bendita ilusión, que reforzó los cimientos de nuestra maltrecha semana santa ciezana, y encumbró la devoción a la Virgen a lo más alto. ¡Bendita ocurrencia aquella!

 

QUIERO VIVIR EN CIEZA PARA AMARTE

SER DEVOTO TUYO CELESTIAL SEÑORA

QUIERO EN EL ALMA SIN CESAR LLEVARTE

Y ABRAZARME EN TU AMOR DESDE AHORA.

QUIERO VIVIR PURÍSIMA MARÍA

PONIENDO EN TÍ MI DICHA Y MI ALEGRÍA,

QUIERO VIVIR CUBIERTO CON TU MANTO

Y EN EL SECAR LAS GOTAS DE MI LLANTO.

MÁS CUANDO TRISTE,DEL VIVIR CANSADO

MI CORAZÓN YA NO SUSPIRE,

PERDÓNAME MADRE CUANTO HE PECADO 

Y HAZ QUE EN TU GLORIA SIN CESAR TE ADMIRE.

PENSANDO EN TÍ PURÍSIMA MARIA LA MISMA MUERTE ME CAUSA ALEGRIA,

PENSANDO EN TÍ,SEÑORA DEJE EL SUELO Y ACOGIDO A TU MANTO ME REMONTE AL CIELO.

PENSANDO EN TÍ QUIERO MORIR.

Medios

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.